Las cosas pequeñas de la vida

Las cosas pequeñas de la vida

Cuándo el sol entra por la mañana en mi cuarto y se posa sobre las paredes, haciendo dibujos que me incita a ver bucles decorativos, algunos moviéndose, otros con destellos del arco iris, me siento feliz. Un día nuevo por comenzar, ¿que me deparará? El que sabe ver encontrará el arte en la naturaleza. Simple y bello la mayoría de las veces, otras sorprendentes, que nos hace recordar que estamos vivos y que la belleza está allí para descubrirlo. Nosotros los artistas nos inspiramos la mayoría de las veces en estas pequeñas cosas y luego lo interpretamos y lo plasmamos en nuestro arte, bien puede ser una pintura, dibujo, una escultura o quizás música. Puede ser efímero y hay que saber captar el momento, pues sabemos a ciencia cierta que no se vuelve a repetir y en un momento breve todo cambia. Por ello los fotógrafos siempre llevan algo con lo cual pueden retratar el instante,en el que descubren algo especial. Puede ser cualquier cosa, una persona con una sonrisa bonita, un animalito gracioso o un acontecimiento inesperado, tal vez un beso furtivo y complicidad. Aquí les dejo una imagen de la luz tardecita entrando por mi ventana iluminando una parcela de mi tapiz con el drago.

 

Anuncios

Budapest al amanecer, historia de una artista.

Budapest al amanecer, historia de una artista..

“Mar de olvidos”

Factory on Cespel Island 2

Factory on Cespel Island 2

Hay muchos tipos de mares y algunos están sujetos al olvido, como en este caso, donde en cinco retratos doy testimonio de una isla en el Danubio.

Contiene restos de una industria de tiempos pasados y que ahora dormita en el olvido; grandes instalaciones llenas de todo tipo de artilugios y basura amontonada; basura por llamar de alguna manera la marea de restos que ya nunca se utilizará y que se deterioran con el tiempo.

Un polígono inmenso aparece ante los ojos del espectador, en un escenario que no deja de ser fascinante dentro de ese marco silencioso e inerte; sólo se oye a lo lejos el ladrido de algún perro de vigilancia y el silbato de una industria todavía en pie. La brisa entra por los ventanales rotos y rasga el testimonio mudo de un pasado próspero, que fue todo lo contrario de la actualidad, ruidos estrepitosos en un lugar de fervorosa actividad entonces.

Nada es para siempre donde todo tiene un principio y un fin, hasta donde las pesadas vigas de hierro un día se desmoronarán y el lugar se convertirá en otra cosa. Mientras tanto sigue dormitando al atardecer en un halo de luz cobrizo.

“La Madonna de Pinolere”

La Madonna de Pinolere

La Madonna de Pinolere

De vez en cuando hago retratos, bien por encargo o por alguien a quien quiero inmortalizar.

La imagen que puedes observar es un retrato de mi sobrina; al nacer su hijo

me recordaba “la virgen con el niño” y le prometí que la iba a retratar tal y como yo la veía.

Desde ese momento ha pasado un año, pero al final aqui está el  resultado.

Una imagen romántica; en un prado entre helechos y castaños.