Las cosas pequeñas de la vida

Las cosas pequeñas de la vida

Cuándo el sol entra por la mañana en mi cuarto y se posa sobre las paredes, haciendo dibujos que me incita a ver bucles decorativos, algunos moviéndose, otros con destellos del arco iris, me siento feliz. Un día nuevo por comenzar, ¿que me deparará? El que sabe ver encontrará el arte en la naturaleza. Simple y bello la mayoría de las veces, otras sorprendentes, que nos hace recordar que estamos vivos y que la belleza está allí para descubrirlo. Nosotros los artistas nos inspiramos la mayoría de las veces en estas pequeñas cosas y luego lo interpretamos y lo plasmamos en nuestro arte, bien puede ser una pintura, dibujo, una escultura o quizás música. Puede ser efímero y hay que saber captar el momento, pues sabemos a ciencia cierta que no se vuelve a repetir y en un momento breve todo cambia. Por ello los fotógrafos siempre llevan algo con lo cual pueden retratar el instante,en el que descubren algo especial. Puede ser cualquier cosa, una persona con una sonrisa bonita, un animalito gracioso o un acontecimiento inesperado, tal vez un beso furtivo y complicidad. Aquí les dejo una imagen de la luz tardecita entrando por mi ventana iluminando una parcela de mi tapiz con el drago.

 

Budapest al amanecer, historia de una artista.

Budapest al amanecer, historia de una artista..

London forever.

Street music 2

Street music 2

Los mejores años mios en Londres fueron los 80. Tuve la oportunidad en ese tiempo de hacer varios viajes a la capital Británica y recorrerme la ciudad a fondo. Aproveché el tiempo entre visitas culturales para hacer fotografías de la gente de los diferentes barrios. Lo mejor de ello lo he utilizado posteriormente para mis pinturas. En fin, ” London forever” eso lo digo porque es un mundo infinito a nivel cultural.

“Madrid bien vale una visita”

La semana pasada hice un viaje cultural a Madrid, capital de España y unas de las capitales culturales del mundo.

Expo Dalí en Madrid

Si te organizas bien, en tres días te da tiempo de visitar un par de museos, la cuestión es hacer un esquema de las cosas que más pueden ser afines a tus gustos culturales y también visitar los grandes museos para conocer sus exposiciones permanentes. En estos momentos hay una exposición antológica de la escultora Cristina Iglesias en el Museo de Reina Sofía y otra de Dalí. Ambas tienen una calidad extraordinaria, dignas de visitar para el amante del arte.

Pero Madrid no es sólo cultura visual, cada vez hay más terrazas y mercados como, por ejemplo San Antón, donde te atrapa la estética de sus artículos expuestos y comida gourmet. Comprar algo de comer, llevarlo a la terraza (una especie de chill out y restaurante en la parte alta) es simplemente una delicia para desconectar del bullicio de la ciudad. En vez de coger el metro, callejear por el centro es otra alternativa. Un descubrimiento reciente ha sido la calle Mesón de Paredes con diferentes etnias, el restaurante africano Baobab, simplemente una delicia.